Qué es una hipoteca mixta y por qué contratarla

La hipoteca mixta es un producto financiero que combina una tasa de interés fija durante un período determinado de tiempo y luego se ajusta a una tasa de interés variable. En España, esta opción ha ganado popularidad en los últimos meses debido a la subida de los tipos de interés. En este artículo, vamos a explicar en qué consiste una hipoteca mixta y los motivos por los que puede ser una buena opción en el contexto actual.

¿Qué es una hipoteca mixta?

Como su nombre indica, una hipoteca mixta es una combinación de una hipoteca con tasa de interés fija y variable. Por lo general, durante los primeros años de la hipoteca, el interés es fijo y después se convierte en variable. La duración de la tasa fija suele ser de entre 3 y 10 años, dependiendo del banco y del tipo de hipoteca. Después de ese período, la tasa de interés se ajusta cada cierto tiempo (generalmente anualmente) en función de un índice de referencia (como el Euribor).

La hipoteca mixta se sitúa en un punto intermedio entre la hipoteca a tipo fijo y la hipoteca a tipo variable. La hipoteca a tipo fijo ofrece una tasa de interés estable durante toda la duración de la hipoteca, pero suele ser más cara que la hipoteca a tipo variable. Por otro lado, la hipoteca a tipo variable tiene una tasa de interés más baja en el momento de contratarla, pero está sujeta a fluctuaciones en función del mercado.

Excepto en el tipo de interés, la hipoteca mixta funciona como cualquier otra, te permitirá pedir un porcentaje del valor de tasación de tu futura casa, ofreciendo un plazo de devolución entre 30 y 40 años como máximo, y pudiendo aplicar diferentes comisiones como la de apertura o amortización anticipada (si quieres devolver tu cuota o parte de la misma antes de tiempo).

¿Por qué elegir una hipoteca mixta?

por-que-hipoteca-mixta

Hay varias razones por las que una hipoteca mixta puede ser una buena opción, especialmente en el contexto actual de subida de los tipos de interés.

Estabilidad en el pago de la hipoteca

La hipoteca mixta ofrece estabilidad en el pago de la hipoteca durante los primeros años, lo que permite a los propietarios planificar sus finanzas a largo plazo. Saber que la tasa de interés no cambiará durante un período de tiempo determinado les permite hacer un presupuesto y planificar su futuro financiero con mayor confianza.

Protección contra las subidas de los tipos de interés

La hipoteca mixta también protege a los propietarios contra las subidas de los tipos de interés en el futuro. Si los tipos de interés suben durante el período de tasa fija, los propietarios no se verán afectados, ya que su tasa de interés seguirá siendo la misma durante ese tiempo. Si los tipos de interés suben después de que la tasa fija haya terminado, el aumento del pago mensual será menor que en una hipoteca a tipo variable, ya que la parte fija del interés sigue siendo la misma.

¿Te conviene una hipoteca mixta?

Hay que estudiar bien a fondo cada caso para saber si la mejor opción es una hipoteca mixta. Para esto, no basta con contemplar la situación económica actual, debes pensar en tu futuro e intentar anticipar lo que ocurrirá en los próximos 10 o 15 años.

La hipoteca mixta conviene especialmente a las personas con una capacidad de ahorro elevada. Si tienes una alta probabilidad de generar ahorro en los próximos años y tu intención es amortizar la hipoteca antes de finalizar el plazo definido, las hipotecas mixtas pueden ser una opción a tener en cuenta, porque pueden conseguirse cuotas fijas menores que las de una hipoteca fija convencional.

Esperamos que con este artículo ahora tengas más claro qué es una hipoteca mixta y qué debes tener en cuenta para decantarte o no por ella. Por supuesto, antes de tomar una decisión, es muy importante investigar todas las opciones que ofrecen los diferentes bancos y realizar un amplio estudio de hipotecas.