Vender o alquilar un piso heredado, ¿qué es mejor?

En España se produjeron 198.258 herencias de viviendas en 2022 según la estadística del INE de transmisiones de derechos de la propiedad, un 1,42% menos que durante el año anterior pero un 12% por encima de los datos de 2019 prepandemia. Por provincias, Madrid y Barcelona encabezan la lista, con más de 21.000 herencias de propiedades, aunque también se ha producido un descenso considerable.

Para tomar la importante decisión de qué hacer con la vivienda heredada merece la pena valorar detenidamente los pros y los contras que implica cada alternativa.

Alquilar un piso heredado

La principal razón que nos puede llevar a pensar en el arrendamiento del inmueble son los ingresos a largo plazo que podríamos obtener. La rentabilidad media de alquilar una vivienda en España se situó en el 7% en el primer semestre del año, según el Banco de España. No obstante, en las principales capitales como Madrid, Barcelona, Málaga, Palma o Bilbao el rendimiento de invertir en vivienda está por debajo de la media nacional, en torno al 5% según datos de Idealista correspondientes al tercer trimestre, debido principalmente a los elevados precios de compra.

En este contexto, debemos recordar que el alquiler tradicional, únicamente aquel que se realiza por estancias prolongadas conlleva deducciones fiscales. Del mismo modo, los tiempos que tarda una vivienda en alquilarse suelen ser algo menores que los de venta, aunque las diferencias están muy ajustadas. Por ejemplo, en Madrid el periodo de venta está en unos 3,5 meses, según publicó Brainsre News a principios de año.

Sin embargo, los inconvenientes que debemos contemplar con esta opción son varios. En primer lugar, tendremos que analizar si el inmueble está en buen estado o necesita alguna reforma, arreglos para su uso o amueblarlo. Asimismo, debemos ser conscientes de lo que conlleva la gestión de un arrendamiento: publicación del anuncio y visitas, revisión de documentación y redacción de contrato, mantenimiento de la vivienda y gastos asociados, etc. Por último, las principales preocupaciones de los propietarios respecto a sus inquilinos son los impagos, el cuidado de la vivienda y las posibles molestias que se pueda ocasionar a los vecinos.

Vender una vivienda heredada

Esta es la mejor solución si lo que se busca es liquidez. Nos encontramos en un periodo alcista imparable del sector residencial; el precio de la vivienda de segunda mano en venta supera los 2.000 euros el metro cuadrado de media en Idealista. Esto es un 7% más que hace un año, el valor máximo alcanzado hasta el momento.

Algunas de las ciudades en las que Homes by Gestilar gestiona viviendas en venta como Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla, Bilbao y Palma también han registrado evoluciones anuales positivas de los precios. Las zonas más codiciadas como el centro de las capitales madrileña o malagueña tienen precios de oferta que sobrepasan ampliamente la media de la ciudad.  

Aparte del beneficio que se pueda obtener con la venta, al que debemos descontar los impuestos, identificamos otras ventajas. Esta suele ser la forma más sencilla de repartir los ingresos si hay más de un heredero. Asimismo, en relación con lo mencionado anteriormente, es la manera más cómoda para el propietario con la que puede ahorrarse mucho tiempo en gestiones, lo que le puede proporcionar una enorme tranquilidad a largo plazo.

Si, además, el piso heredado tiene una excelente ubicación pero necesita reforma hay empresas que se encargan de la compra y puesta a punto del inmueble para su venta como es el caso de Homes by Gestilar, lo que implica una ventaja económica considerable para el vendedor a la vez que una interesante oportunidad para los compradores que encuentran en estas viviendas de segunda mano rehabilitadas una solución real para vivir en el centro de su ciudad, cerca de todos los servicios ahorrándose también las obras de la nueva casa.

En Homes by Gestilar compramos pisos, apartamentos, dúplex, áticos, en el centro de las ciudades de Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla, Palma, Pamplona, Bilbao y Vigo, además, estamos abiertos a incorporar nuevas plazas continuamente. Esta es la solución más rápida porque la venta se formaliza en tan solo siete días, sin intermediarios, con la garantía de una firma solvente que cuenta con más de 15 años de experiencia y reconocimiento en el sector.